También puedes entrar por WWW.JESUSMAURY.TK



Los comentarios son moderados, para evitar incovenientes! Gracias por visitar y leer!!

domingo, 14 de octubre de 2007

HUELLAS IMBORRABLES

Durante varios días él salía muy temprano, aun cuando ella dormía, y a veces llegaba ebrio cuando también ella dormía, así que algo a lo que presuntamente le tenía tanto miedo pasó a ser su compañera: La soledad, la cual era aplacada por libros, por la televisión y por la observación del mundo a través de la ventana unido a sus pensamientos, también por las tareas domesticas que empezaba a realizarlas con más facilidad y rapidez, y por mirar el techo gris del apartamento durante horas. Tuvo que comprar comida y otras cosas del hogar, ese día Cesar llegó más temprano y eso la alegró, conversaron un poco sobre el escándalo de los vecinos y su música, luego se sentó frente al televisor y Fabiana almorzó algo ligero, sola, observándolo desde la mesa, ahí sin camisa, su espalda amplia, hasta que el celular sonó y volvió en si, enseguida él se levantó y sin disimulo se colocó a su lado, era su forma de ser, siempre fue así, Cesar no permitía que Fabiana tuviera números telefónicos anotados de sus amigos o compañeros, no le gustaba que recibiera llamadas y para ella el hecho de sentirse tan celada, tan protegida era una forma de sentirse amada.

- Es Alexandra. – Le dijo en voz baja, él asintió y fue al sofá otra vez. Fabiana se acercó y le acarició el cabello, pero no recibió respuesta

- Alexandra me invitó a comer, tenemos tiempo sin hablar.

- ¿Dónde van a verse? ¿Le dijiste que viniera? – Dijo Cesar.

- No, me dijo para ir al centro comercial y así la acompaño a hacer unas compras. No creo que Alexandra se atreva a venir hasta acá.

- Claro, le puede dar alergia a la niñita consentida.- Dijo cesar con ironía. – Es mejor que no venga, sino lo que hará es criticar y llevarle chismes a tu mamá.

- Si Alexa no viene hasta acá es por lo peligroso de la zona no porque se crea superior a nadie, ella es muy sencilla.- Dijo Fabiana

- Muy sencilla, la catirita que debe dormir con los ojos abiertos para que vean que los tiene azules. – Dijo y se tomó la cerveza de un solo trago.

- Cesar el hecho es si me dejas ir, es solo un rato.

- Si no la veo por aquí por supuesto que puedes ir, pero vienes antes de la cena, porque no me gusta prepararme nada de comer.

Caminamos un rato sin decir nada, observarla a los ojos me dolía, me avergonzaba o quizás no quería que notara que aun no encontraba la felicidad pero me costaba admitirlo, y todo aquello que vi en las clases de psicología general relacionado con la Gestalt empezaba a identificarse conmigo o tanto ocio hacia que le buscara una explicación a mi forma de ser y sentir. Como en un acuerdo tácito nos sentamos y pidió soda dietética para ella, café para mí.

- No vine aquí para juzgarte Fabi. – Dijo Alexandra mirándome a los ojos. – Tú eres mi hermana, mi amiga y tienes mi ayuda para todo. Mamá esta dolida, se ha encerrado en su atelier y ha hecho muchas pinturas, parece que la tristeza es su mejor musa.

Ambas sonrieron.

- Gracias Alexa, he pensado en ustedes día y noche, en papá, en los abuelos, en todo lo que pasó y como les pudo afectar.

- Te cuento que Ernesto y yo estamos peleados por eso. – Dijo Alexandra y Fabiana se asombró, continuó. – No dejaba de hacer bromas con tu gran huida, diciendo que iba a llevarme atada cuando nos casáramos, que me iba a colocar guardaespaldas, cámaras en la casa, que si huía me mandaba a secuestrar y yo no le veía la gracia.

- Tu novio siempre ha sido muy cómico – Dije mientras tomaba un sorbo de café. – No le prestes atención además ustedes se aman y viven peleando como niños.

- Es verdad, cuando me llame por tercera vez lo perdono. Lo haré sufrir un poco.

Sonreímos, suspiré y sentí nostalgia por esos momentos que compartíamos juntas, las alegrías, las tristezas, las rabias.

- ¿Y Mauricio, haz sabido algo de el?, me aterra solo pensar en verlo a la cara.

- Él sigue manteniendo contacto con mamá y a veces hablamos, obviamente que se ha distanciado, sin embargo es gran amigo de la casa, al igual que sus padres, por cierto está saliendo con Clemencia Narváez.

- ¿Clemencia Narváez? – Pregunté, tratando de recordar quien era.

- Es la modelo, la rubia de los bucles, es altísima… es la modelo de moda, está en todos los comerciales ¿recuerdas? Creo que estudiaron juntos.- Dijo Alexandra y encendió un cigarrillo.

- Si la recuerdo, siempre anduvo detrás de Mauricio pero él nunca le prestó atención.

- Ahora se les ve muy unidos, y de verdad espero que se enamore de ella y logre olvidarte.

Digerí cada una de sus palabras, se que una persona mas sincera que mi hermana no hay, tras su crudeza de decir las cosas había una gran verdad, y su objetividad era indiscutible. Sin embargo un sentimiento extraño embargaba mi corazón al saber que posiblemente ese ser tan especial ya me había dejado de amar, que ya yo no era esa niña mimada para él y que mi lugar era ocupado por una mujer sumamente hermosa, reconocida por ella misma y no por ser la hija de o la nieta de, de una forma muy veloz pasó por mi cabeza que Mauricio es mejor hombre que César. Y que Mauricio buscó una mujer mejor que yo.

- Seria egoísta de mi parte desear que ustedes vuelvan. – Dijo Alexandra. - ¿Tu como estas?, ¿necesitas algo? Dinero, ropa...

- No, no necesito nada de verdad, estamos bien. – Interrumpí.

Cuando volvió Cesar no estaba, se echó a la cama y abrazó a la almohada, escucho la discusión en el apartamento contiguo y al menos quiso pelear para no estar tan sola, ¿Cómo seria mi vida con Mauricio? Se preguntó, y miles de interrogantes desfilaban por su cabeza, tomó el teléfono y marcó su número, escuchaba repicar el celular, su corazón se aceleró, empezó a comerse la una del pulgar y luego con el dedo índice hacia un nudo en su cabello, Cesar entró, la observó y colgó la llamada, deseó irse lejos, cambiarse el rostro y ser otra, correr, volar, ser una niña y depender de sus padres. Esbozó una sonrisa y escondió todo ese mundo que llevaba dentro. Cesar le dijo que irían a una fiesta en casa de unos amigos e inmediatamente fue a vestirse, no sabia que ponerse y esperó contar con la aprobación de su marido. Optó por lo más sencillo, un jeans a la cadera y una blusa blanca con una chaquetilla rosa que combinaba con un cinturón y los zapatos bajos. Cesar es un hombre alto, corpulento, de piel morena y cabello oscuro, arrogante, inspira apatía. Al llegar todos voltearon a ver a Fabiana, es tan elegante, Cesar estropeaba su belleza y su aura angelical, le trajo una cerveza y hablaron un poco, luego se acercaron unos amigos y rieron juntos pero Cesar se marchó con ellos y la dejo ahí, sola. Caminó hasta el jardín, le gustaba la naturaleza, el aire fresco, no había luna, vio dos gatitos correr entre los arbustos. Ama a Cesar, pero le hace falta detalles para hacer mejor la relación, Mauricio era tan diferente, siempre tan pendiente de ella, tan caballero, ¿No era eso lo que me aburría de él? ¿Será que su condición de mujer la hacia tan inentendible?, ¿Por qué tantas comparaciones? Varios hombres la invitaron a bailar pero se negó, sabía como podría responder Cesar si la veía con otro, caminó hasta el recibo de la casa, la música era estruendosa, muchas personas reían, tomaban cerveza, y observó a Cesar con una mujer, hablaban amenamente y sonreían luego fueron a bailar. Fabiana volteó, caminó por el estrecho pasillo y salió otra vez al jardín, se sentó en un tronco y uno de los gatitos se acercó, un gatito blanco de poco mas de un mes de nacido, lo tomó entre sus manos y comenzó a llorar. Ese pequeño animal parecía entender sus lágrimas, su alma y la observaba pacientemente como queriendo ayudarla. Fue hasta el baño, se maquilló y luego se dirigió a donde estaba Cesar quien la tomó de la mano y la llevó hasta el auto. No hablaron durante el camino, él la observaba, pero su rabia no le permitía articular palabra alguna, al llegar al apartamento al fin le preguntó qué le sucedía y tras su silencio quiso besarla en los labios pero ella se apartó bruscamente.

- No tuviste la cortesía de presentarme a tus amigos, ¿Escondes que soy tu mujer?, jamás me sentí tan humillada tan ignorada, me sentía tan estúpida. – Dijo y se volteó.

- Deberías ser un poco más sociable. – Dijo Cesar y sonrió, ella se volvió y lo miró a los ojos.

- Son tus amigos, no los conozco. Tu deber como caballero era presentarme a cada uno, estuve sola toda la noche, tu deber como pareja era acompañarme, tu deber como mi marido era atenderme, ni me invitaste a bailar y rechacé todas las invitaciones mientras tú hablabas y reías con una mujercita que por encima se le ve que es una cualquiera.

- Estas celosa. – Dijo riendo a carcajadas y caminó hacia el sofá.

- ¿No tengo derecho a estarlo? – Dije y se detuvo. – Jamás debí haber ido a esa fiesta, jamás debí hacerte caso, observa como vivimos, no estoy acostumbrada a esto, te desapareces todos los días y no sé donde estás, no sé si regresarás, no sé quien eres ni que piensas, no estoy segura de si me amas y creo que mi batalla diaria es conquistarte, debo hacerme cargo de todas las necesidades de la casa, hasta de alimentarte, estoy harta de esta vida, !Estoy harta de ti!- Le gritó y él le dio una bofetada que la lanzó al piso, lo miró sorprendida y se colocó la mano en la mejilla, él la observó con temor pidiéndole perdón, ella corrió hasta su cuarto, cerró la puerta y se lanzó a la cama, y comenzó a llorar.

Caminaba por el Parque del Este, observando el pequeño estanque y las aves revolotear, las personas ir de un lado a otro, viviendo en su propio mundo, esa mañana pensó que debía reestructurar su vida, crearse metas, tan solo estaba existiendo y apartando a un lado lo que era vivir, quizás retomar sus estudios de Antropología, tal vez trabajar, no sabia de qué podía emplearse, podía enseñar a niños a leer, dar clases de estadística o de literatura, quizás hacer esculturas, lo que antes era su hobbie, trabajar en un museo. De pronto lo vio, ahí estaba él. Se escondió tras un árbol, Dios era él después de tanto tiempo, vestía un mono gris y estaba empapado de sudor. Era Mauricio, tan esbelto, tan rozagante como siempre. ¿Me acerco?, ¿me marcho?, ¿qué le digo? Respiró profundamente llenándose de valor y cuando dio el primer paso observó a la chica con los rizos más hermosos, era Clemencia, una joven que conoció hace algún tiempo y ahora ve a cada momento en los comerciales. Se besaron en los labios y sintió una enorme tristeza, pero era ella quien condujo a que todo esto sucediera.

- Hola Mauricio. – Dije

- Hola, espero estés bien. – Dijo Mauricio, tomó a Clemencia de la mano y se fueron trotando.

Se observó en el espejo, tenía la cara hinchada, ¿Cómo hablar en el matrimonio para que esto no suceda?, ¿era ella la culpable?, ¿el era muy violento?, ¿La monotonía lo destruye todo o es que a ella le encanta la aventura? Caminó por todo el cuarto, ahí estaba el gatito, lo tomó entre los brazos, se asomó a la ventana y observó a Caracas, ¿Para ser feliz debo estar casada?, ¿Tengo que soportarlo todo porque él es mi pareja? Su cabeza era un laberinto de preguntas, tomó el teléfono y decidió que esta vez si le hablaría, no sabía de él desde un día antes de la boda y necesitaba al menos saber que estaba bien.

- ¿Quién habla? – Dijo al fin durante esa espera que le parecieron horas.

- Soy yo, Fabiana.

No le permitió hablar mas, Mauricio colgó la llamada, sabía que él tenía razón de odiarla, fue hasta la cocina y le dio leche al gatito, no había nada de comer, es extraño ayer había comprado muchas cosas, se sentó en el sofá y encontró un arete que no le pertenecía, corrió hasta el cuarto contiguo y ahí estaba Cesar en el piso con una mujer al lado, desnudos, Fabiana cerró la puerta y deseó morir.

© Jesus Maury, 2007, todos los derechos reservados.



4 comentarios:

granda dijo...

Hoy Fabiana me cayo mal, porque es muy tonta, debio prenderle fuego a los dos en el piso.
Pero me conmueve mucho la historia, hay mujeres que pasan por todo eso, espero que pueda tener el caracter y salir adelante.
Me perdi bastante leyendo, eres malo jaja, me hiciste leer dos veces.
Felicitaciones, eres un gran escritor.

Karla dijo...

A mi tambien me cae mal por la misma razón, pero creo que el problema es que le cuesta asumir su error (medio testaruda la muchacha jeje)

...Y para no perder la costumbre: Jesús, realmente es ese el problema??? ya dejó el arbol atrás??? ahora es el gatito??? (Yo siempre con mis preguntas necias... jiji)

Buen capitulo (como todos hasta ahora)... Saludos!!!

Junior R. dijo...

Me parece preciso, colocar esto hoy... fue una de mis tantas opiniones, si soy ladilla y metido...

Chamo que final tan bueno, aunque creo que la lectura nos estaba llevando a ello... Siendo sincero Fabiana cada vez, en mi caso, se me esta haciendo mas compleja y dificil de explicar pero a la vez mas sencilla, no se si es un logro o un defecto. Tiene una vida que ella misma se la complico, no es un sifrinita estupida, y lo mejor no sufre de cliches, sin embargo el estar con un hombre que creia el suyo la llevo a la deseperacion, eso de que quiere de nuevo a Mauricio me dieron fue ganas de cahetearla, ahora tenia que venir con esa, o tu tenias que venir con esa, no se... El capitulo me gusto mucho, y esta vz la lectura fue mucho mas agil, y mas facil de digerir, ENTENDIBLE, AUDAZ, CRUEL Y EXCITANTE en todos los puntos...

Ey sabes deberias leer algunas de las opiniones en TVVI, ya que hoy estas mas refrescado, me puse a leer y te comentan cosas interesantes...

Sldos!!!

Jesús Maury dijo...

Hola Granda... que bueno que odies, ames , rias y llores con lo que escribo.. es decir, estoy llegando a tus emociones y sentimientos WAO!
La historia, reconozco, que a veces confunde por cambios de tiempo y narracion, pero al leerla despacio se capta.. saludos y gracias!! Gracias por leerme y por estar pendiente siempre.

Karla jaja me dio risa tu pregunta, ya veremos si Fabiana evoluciona, corrige sus erores o se queda estancada en sus indecisiones.. falta poco para saberlo. Gracias!!! un placer ser leido por ti.. ya veremos que pasa con el arbol, el gato, la vida...

Junior recuerdo muy bien esa critica, tu con tus palabras que uno queda PLOP, porque parecen de periodista je je. Cuando copio el cap en el blog vuelvo a leer las criticas (ojo los lectores nuevos abstenganse a meterse aun :))y de verdad son muy satisfactorias y motivantes.
Este capitulo lo recuerdo con sumo agrado, fue denominado el mas agil.
Gracias Junior porque me das mucho animos en seguir haciendo lo que me gusta, al giual que Karla, Granda y todos lo que se asoman por aca.